El supremo sienta las bases para aceptar los mensajes de redes sociales y mensajería instantánea como prueba en un juicio

El supremo sienta las bases para aceptar los mensajes de redes sociales y mensajería instantánea como prueba en un juicio

En los últimos años la forma de comunicarse ha cambiado en gran medida. Las llamadas telefónicas tradicionales están cada vez a la baja y los nuevos sistemas de mensajería instantánea cobran fuerza a pasos agigantados. Por ejemplo, la aplicación WhatsApp ya cuenta con más de 700 millones de usuarios en todo el mundo. La red social Facebook, que dispone de Messenger para la comunicación entre sus usuarios, tiene 1700 millones de perfiles. Este cambio en la forma de comunicarse afecta en todos los aspectos de la vida, y en el mundo legal no podría ser menos.

A raíz de un caso de abusos sexuales a una menor, el Tribunal Supremo puntualiza que la prueba de una comunicación bidireccional mediante cualquiera de los múltiples sistemas de mensajería instantánea debe ser abordada con “todas las cautelas”, debido a que “la posibilidad de una manipulación forma parte de la realidad de las cosas”, afirmando que “el anonimato que autorizan tales sistemas y la libre creación de cuentas con una identidad fingida, hacen posible aparentar una comunicación en la que un único usuario se relaciona consigo mismo”.

El Magistrado del Tribunal Supremo Manuel Marchena, afirma que si las conversaciones se ponen en duda, cuando se aportan a la causa archivos impresos, se desplaza la carga de la prueba hacia quien pretende aprovechar su idoneidad probatoria, por lo que será indispensable en tal caso, la práctica de una prueba pericial que identifique el verdadero origen de esa comunicación, la identidad de los interlocutores y, en fin, la integridad de su contenido.

Basándose en el hecho de que la víctima puso a disposición del juez su contraseña de la red social, para que, si se cuestionaba, se comprobase su autenticidad mediante informe pericial, el Tribunal Supremo rechaza el recurso de casación del condenado que pone en duda la autenticidad del diálogo dado, alegando que podría estar manipulado.

En AKIRUTEK, trabajamos con la Administración de Justicia y con los Departamentos de Asesoría Jurídica de las empresas, en caso de que sea necesaria una verificación externa y profesional de pruebas dentro del ámbito de las Telecomunicaciones y la Informática como es el caso de las redes sociales y mensajería instantánea.